Tiare de Manquehue: menú ejecutivo by the airport

DSC03132Conocerán o al menos habrán escuchado del Hotel Manquehue en Las Condes (a quién de repente no le tocado un matri ahí), ¿pero sabían que existe un Manquehue cerquita del aeropuerto? ¡Yo no tenía idea! Y es cierto, la oferta hotelera crece más y más convirtiendo al barrio aeropuerto en un hub que espero además vaya poniéndose a la altura con los restaurants, ofreciendo propuestas interesantes. Manquehue ya se adelantó a todo eso, y presentó en sociedad su menú, único en el área.

Así es como el nuevísimo Manquehue Aeropuerto invitó a la Nenuca, entre otros bloggeros y reporteros de la comida y las cosas wenas, a probar el flamante menú ejecutivo del restaurant Tiare.

Como llegamos ridículamente temprano, el Nenuco y yo partimos a recorrer Enea, para revisar un poco y ver qué onda. Tras un rato caminando, la misma idea se nos vino a la mente: ¿dónde come toda la gente que trabaja por acá? (sí, siempre estamos pensando en comida…)

Es que les juro por la virgencita, no había ni un Starbucks (en Santiago hay como 3 per cápita, mínimo) ¿Entonces qué queda para comer? Pegarse el pique al aeropuerto es una opción, y todos conocemos los precios del aeropuerto: Les parece suuuuper normal cobrar tu primogénito por un sandwich. Parece que no supieran cuáles son los precios por fuera de este extraño mundo donde una Coca-Cola es tan preciada como combustible en Mad Max. La opción es traer comida de casita, pero pongámonos la mano en el corazón: a veces da lata cocinar, no siempre se puede o hubo tiempo, a veces ocurren percances, y no vamos a hacer una reunión de trabajo en torno al pollito con demasiado arroz que uno se prepara chanchamente en las noches.

DSC03167

La opción era introducir un menú ejecutivo para la hora de almuerzo, y Manquehue fue el que lo perfeccionó y convirtió en una experiencia mega agradable. Si trabajara en Enea, ya sé dónde tomaría mi ‘super almuerzo del viernes’ (no soy la única que usa el concepto de ‘comida de viernes’, ¿verdad? Me siento super chancha pensándolo)

DSC03163El almuerzo estuvo increíble, pero me estoy adelantando. Nos recibió María de los Ángeles, que es un amor de persona, y como va a leer esto, le mando saludines y aprovecho de tirarle flores a su buena onda. Después recibimos un tour del hotel con Daniela, Product Manager de Manquehue, otro amor de persona (si van al hotel o quieren un evento, hablen con ella!) Daniela nos contó que todas las habitaciones son iguales: mismas amenidades, metraje, agua mineral de cortesía, blackout en las ventanas para crear noche y poder dormir aún con jet lag, wi-fi liberado, baño estándar con ducha (qué rico ducharse después de bajar de un avión), etc. La diferencia es pedir la doble (dos camas) o single (una cama king); así no hay nada de ‘ah, pero a ese pasajero le tocó una habitación mejor’; me gusta esta democracia.

El hotel por supuesto cuenta con gimnasio con bicicleta, stairmaster, caminadora y máquina (además de TV) y con una preciosa piscina al aire libre que se aprecia mil en verano, porque es un sector caluroso. Además es físicamente un homenaje a la piscina en el Manquehue de Las Condes. Me cuenta Gabriel, Gerente del hotel, que es el rincón preferido de la novia para tomarse fotos, pues sí, al igual que su contraparte en Las Condes, acá también se hacen matrimonios, con todos los servicios. Los salones son divisibles o expandibles, y acomodan desde 40 a 700 personas. Y ojo, acá hay un super tip: mismo servicio que Manquehue Las Condes, a un 40% menos! También pueden acomodar capacitaciones, reuniones especiales de trabajo, etc.

Para los pasajeros hay opciones de pernoctar a la hora que sea, por el tiempo que necesite. Sea 1-2 noches que se anda de paso en Santiago, o sean esas molestas 6 horas de layover entre un vuelo y otro. Y vamos, que el aeropuerto no mata 6 horas de tiempo en tránsito, el duty free no es tan entrete. Lo rico es que acá no ‘castigan’ al pasajero haciéndole pagar una noche completa por apenas un par de horas.

DSC03136
DSC03225Y no importa a qué hora lleguen, si vienen con hambre porque su vuelo no traía servicio (o simplemente no le gusta el Sky Chef…aunque admito que a mí sí; debo ser la única), hay servicio a la habitación 24/7, con un menú acotado, pero no tan distinto al menú del restaurant. Ideal para viajar con niños, también. Y el desayuno continental buffet se sirve desde las 4:30 de la mañana. Es como mi fantasía hecha realidad, y ya estoy considerando mi próxima Staycation acá…

Hablemos entonces del Tiare y su menú ejecutivo. La carta en sí es reducida, pero esto es debido al servicio 24/7: una carta reducida permite mantener la calidad en cada plato. Ojo, que eso no significa poca variedad. Cualquier antojo está en la carta, con un gran énfasis en la clásica comida chilena, cosa de dar al pasajero un poquito de esta tierra.

Partimos por un exquisito -y abundante- cocktail amenizado por un saxofonista en vivo, donde me tomé un juguito de frutilla que oh, sorpresas deliciosas, no era muy dulce, ni desabrido, ni aguado, si no just right.
Y miren esas empanaditas de queso, me comí como 4 de esos paquetitos de amor. Adoré las brochetitas de res con pimentón y las de pollo, pero ambos morimos con el pil-pil de vacuno. Delicioso, blandito y con un toque picante encantador.

El almuerzo consiste en tres tiempos, con dos opciones de entrada, fondo y postre de lunes a viernes.

Las opciones de entrada este día eran ceviche y carbonada. La carbonada ideal para estos días helados, con cada vegetal cortado casi con regla. El ceviche nos enamoró porque traía cochayuyo y muchísimo ají, lo cual muchas veces se echa a faltar acá, porque pese al nombre de país homónimo del chile, pucha que somos malos para el picante. Si usted es de los que pregunta si el pebre está muy fuerte en las picás, pida el ceviche un poco más suave. Nosotros no somos esas personas. Póngale todo el ají que quiera, estimado chef, que acá le damos amor.

Las opciones de fondo eran salmón austral con clorofila de espinaca y choritos ahumados, que parece de verdad plato de carta más que de menú diario, y estaba exquisito. Adoré el arroz, y la costra de mantequilla sobre el salmón debería estar por ley en todas partes.
Nuestro amor eterno fue para el spaghetti saltado chifá con camarón y res. Mil jumbitos para este plato porque de lo rico que estaba logró que me lo comiera, siendo que me da plancha eterna comer tallarines en público (siempre me mancho, no importa qué haga…no me manché, por cierto) Ojo, todas las porciones son bien abundantes.

El postre era una opción de frutas variadas en una linda presentación, cosa que mi frutívoro Nenuco apreció un montón, y un pedacito de cielo -perdón- de pastel con coulis de berries y montones pero montones de frutos rojos brillantes, jugosos y hermosos.

DSC03234

Otra fotito, porque lo amerita

El servicio para qué decir, estuvo super atento y la conversa entretenida. Recomendable mil veces si anda por el sector o es pasajero o para eventos…o una staycation, por qué no?

Dónde: Tiare de Manquehue Aeropuerto, Boulevard Aeropuerto Sur 9648 (ENEA), Pudahuel, Región Metropolitana, Chile
Precio: $9.100 el almuerzo ejecutivo de tres tiempos
Tiare - Hotel Manquehue Menu, Reviews, Photos, Location and Info - Zomato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s