Rico Saigón: el verdadero Vietnam

dsc04188Pongan atención, cabros, porque éste es el mejor dato que les voy a dar desde acá hasta fin de año, lo doy firmado.

Ya les había hablado antes de la comida vietnamita, y de cómo conseguir una opción más económica, que lugares más onerosos y conocidos de Santiago. Bueno, el dato de hoy es the real Vietnam. La verdadera comida y sobre todo street food de esa nación, cocinado todo por una alegre mujer vietnamita, que decidió poner este café en el barrio Patronato, que hoy por hoy es donde podemos encontrar lo más exótico del terruño nacional.

Rico Saigón abrió hace 5 meses. Su chef, Mai Nguyen, llegó a Chile hace 5 años y es artista (pueden ver sus pinturas dentro de la casa). Le pregunto por qué decidió abrir un café. Me dijo que por afuera de la casa pasaba tanta gente, que decidió divertirse con esa misma gente. Mai es muy alegre y adora conversar y cocinarlo todo. Pero todo.

Mai nos recibe en un caluroso día, justo llegando del mercado (la Vega está al ladito), llegando con fruta fresca para sus ricos juguitos.

dsc04211Nuestra idea era sentarnos afuera, pues Mai creó una terraza preciosa con pallets pintados de blanco y cojines, y todo es demasiado gorgeous. El calor lo impidió, pero por suerte, tenían una mesa de pallet adentro, así que ahí sentamos campamento el Nenuco y yo. Adentro está fresquito, y es bien agradable. Mai nos pregunta de inmediato con el entusiasmo que la caracteriza si nos gusta el jugo natural ($2.500), y nos ofrece diversos jugos de plátano. Elegí el de plátano con crema de coco, y el Nenuco se decantó por el de plátano naranja, porque el Nenuco no le gusta el coco. Eso sigue sonando como el nombre de una mala canción tropical…

Nos advierten que las cosas tardarán un poco, pero eso es porque TODO se hace en el momento, prácticamente desde cero. Así que los jugos se toman un ratito, pero son deliciosos y más frescos dónde. El mío es puro sabor a banana, con un kick de coco al final. El del Nenuco es más mezclado, y con trocitos.

dsc04195

Me gustó el ambiente, es como estar en la casa de alguien, mientras sientes las conversaciones, risas y sobre todo, el olorcito rico que sale de la cocina, junto al buen humor de Mai.

dsc04192

Comienza a llegar nuestro pedido (que al final, en mi opinión, no tardó tanto) y partimos por unos Nem, una suerte de arrollado primavera, pero no en la masa típica que vemos acá, ni la fritanga pesada.

La presentación es increíble y abundante. Nuestros nem vienen acompañados de hojas de lechuga para envolver, una salsa agridulce adictiva, tiras de pepino, jengibre, diente de dragón, hojas de menta por montones, y ajíes cortados como flores. Los arrolladitos (7 x $6.500) vienen calientes y frescos y la fritura es crocante. Los envolvemos en hojas de lechuga y untamos en la salsa. Y de ahí vamos experimentando. Si le ponen pepino, le da otro frescorcito. La menta le añade otra dimensión más. Es como ideal para el verano, pese a ser frito.

El olor a cilantro del Pho ($6.500), una sopa de tallarines vietnamita, llega antes que el plato, un hermoso acuario de deliciosidad. El caldo sabe a canela y anís estrellado y es fresco y rico. Destaco la carne blandita y los dos tipos de fideo. Ojo, estrújele el limón que trae de acompañamiento, por el amor del cielo, porque le va a cambiar toda la vida. Es complicadilla de comer a ratos, pero lo vale. Diferente a todo lo que he probado, pero me gustó. Hay que atreverse no más, si no, perdió por leso. Lo que sí, con tanto plato enorme, no pudimos terminarlo.

dsc04204

Y es que además pedimos un curry de camarón con arroz ($6.500). La salsa de curry además trae crema de coco, zanahorias, brócoli, champiñones y pimentón. Si usted ha hecho sus andanzas por la comida thai, este plato entonces es más ‘seguro’, en cuanto a exotismo.

dsc04206

¿Me van a creer que se saca platos así de bellos, cocinando desde cero? por qué hay gente así tan bacán, y luego estoy yo, que me da lata todo?

porque
Es que casi les quiero dejar TODAS las fotos que tomé, porque me costó mucho decidir, todo es tan bello.

Ah, y gente de Vietnam que ha visitado el local lo avala como la mejor comida vietnamita que se puede comer fuera del país. Así que confíe no más.

captura-de-pantalla-2016-11-25-a-las-11-56-41-a-m

dsc04210Mai es de verdad encantadora; le gustó tanto que le hiciera una nota, que nos invitó un té al final de la comida. Me sentí regaloneada. Ojo, ahora también hacen onces en la tarde! Hay que avisar con anticipación por teléfono o mensaje en Facebook, sípo.
Dónde: Rico Saigón, Santa Filomena 207, Recoleta, Santiago
Precio: Unos $25.000 por todo lo mencionado
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s