CoffeeCreps: Crepes con personalidad

DSC04815Voy a declarar esta nota como el mejor dato que les voy a dar en lo que va el año. Quería decir ‘el mejor dato del año’, pero tengo un par que se vienen por ahí que están wenazos, y no quiero desmerecer. Ciertamente es de los más originales.

Frente al parque Bustamante -en lo que debería ser un strip gastronómico, con tanto local que tiene- se instaló una propuesta absolutamente diferente, no solo a sus compañeros de cuadra, si no a casi todo lo que encuentras en gastronomía local casual.

A mi oficina llegó un flyer anunciándome este local como alternativa de almuerzo, y los contacté de pura curiosidad. De absoluta wena onda, nos invitaron al Nenuco y a mí a degustar y contarnos todo (pero TODO) sobre CoffeeCreps. Sí, ya sé que hay otros locales donde la especialidad son las crêpes, que no es tan nuevo, blah blah, pero les confieso que ninguno de esos locales han llamado mi atención. Sorry.

DSC04812Llegamos a la cita, y nos recibe en la terraza amablemente Humberto Gutiérrez, socio fundador del local, quien parte al tiro por explicarnos que su negocio es familiar: ambos socios son hermanos, y sus padres administran y trabajan en el local. La idea era tener algo propio, y para ello querían lanzarse originalmente con un food truck. Ustedes seguro ya cachan esta idea gringa de un camioncito o combi con cocina/restaurant ambulante, que se pone más que nada en eventos y ciertos parques. Nunca les ha extrañado que no se ven tanto en las calles, como corresponde? Horror de horrores: resulta que tener food truck en Chile es super difícil!! Más que nada, por el tema de los permisos y licencias. Por eso, si ve un food truck en la calle y en plena libertad, dése con un adoquín en los dientes, porque presenció un milagro. Pero no voy a ahondar en el tema (iguols quedé super CHAN cuando fui sabiendo qué onda. Tsunami de CHANES) Todo esto, mientras disfrutábamos de unos juguitos heladitos.

Pero Humberto es bueno para investigar, preguntar, cachar la onda. Siempre pensando en innovar, quisieron traer un producto freíble mexicano, pero local que veían como prospecto, local que no tenía conexión con shaft. Y te encargo el olor a fritanga.

DSC04823Es de ahí que surgió el tema de las crêpes. Decidieron lanzarse con algo súper diferente, una masa neutra que puede hacerse fácilmente salada o dulce, dependiendo del relleno. Viendo crêpes de distintas partes del mundo como Francia y USA, fue un local de Illinois la inspiración para el Café. A partir de ahí se dedicaron a estructurar el local como corresponde. Tomaron crêpes y sandwiches top en el mundo, y los fueron adaptando al gusto local, que pa’ qué estamos con cosas, no nos lanzamos así como así a probar algo nuevo, necesitamos esa adaptación.

Asímismo, no olvidar que al chileno le gusta el sandwich. Así que no se desprendieron de ese lado, ofreciendo también burgers y sandwiches (en pan o al plato), incluso varios propios, inspirados de afuera. Por ejemplo, me atrevo a decir que es el único local establecido -al menos que yo haya visto- que ofrece el famoso sandwich gringo Cuban, creado por cubanos que vivían en Florida. Pero ésta es su propia versión, reemplazando el cerdo por mechada, más el tradicional jamón, queso, pepinillo y mostaza ($4.900) No sé ustedes, pero suena mejor éste. Sorry, es que mechada. #Mechadicta.

Sorprendentemente, lo qué más sale son las crêpes, pese a tener opciones más típicas. Tal vez sí nos estamos abriendo al mundo, onda hello world? Bien, po.

DSC04828Desde hace un par de semanas ofrecen pizza también, tamaño mediano, en tres variedades (pepperoni, vegetariana y pollo). Lo hicieron solo una vez que llegaron a la masa perfecta. Lo gracioso es que la pizza es un poco como una crêpe: una masa neutra que se puede convertir en lo que sea con los toppings o relleno. Una vez esté bien lograda la masa, todo es carta. Humberto nos cuenta que fue el paso lógico, porque antes el local había sido una pizzería, y dejaron un horno pizzero fantástico, que no se podía desaprovechar. No hay delivery aún, pero sí tienen takeout. Es más, también pueden llevarse las crêpes.

Y partimos la degustación. Pedimos un crêpe Mechazo ($4.000 – queso, mechada, champiñones salteados, tocino y espinaca. Todo lo weno. Sobre todo porque #Mechada) y un Pampa ($2.600 – nutella, plátanos, helado de vainilla y crema batida) Todas las crêpes saladas vienen con una mini-ensalada y salsas a elegir, así como los sandwiches incluyen papas fritas.

DSC04816Nos trajeron además una degustación de las salsas disponibles para las crêpes: mayo dulce, salsa de ajo, choclo y ají amarillo. Ahí sí que Chile no nos falló, porque la que más piden es la de ajo. Oiga, siga un consejo amigo y pida la mayo dulce, o la de choclo; en último caso, la de ají, si quiere ser más tradicional. No sea leso.

Tchantchamente pusimos todas las salsas sobre la crêpe, y a comers. El mechazo es rico y contundente. No escatiman para nada en ingredientes, menos en la mechada. Se siente harto también el sabor a tocino. Y eso es weno, porque si bien es una crêpe, la masa jamás debe ser la protagonista, si no el relleno. Además juega super bien con toda las salsas. Soñao.

Antes de decidir ser super chanchos >> Después de decidir ser super chanchos:

Pedimos también una pizza de pepperoni. Bastante buena, buena masa (siempre hay que fijarse en la masa!) Está en promo a $5.500. Pídase un par de bebidas, y comen dos personas tranquilamente. Salvo que sean como los Nenucos, quienes siempre optarán por más comía rica.

La crêpe dulce, muy rica, como para volver una tardecita a tomar once. El plátano adentro de la crêpe está cocidito rico.

Ojo, también existe el lado cafetería, con tortas y helados; obvio que helados, porque qué rico ir al parque a comerse un barquillo. Los helados son artesanales y tienen algunos sabores un poco más fuera de lo común como capuccino, chocolate blanco y tres leches. Y ojo, que hacen milkshakes!

DSC04817

DSC04835El local en sí es amplio, con grandes ventanales, mesas afuera, adentro y un piso completo subterráneo, ideal para de repente cumpleaños, eventos, cosas de la office, etc. Las mesas tienen de esos botones de llamado, que ya son como mi fetiche.

Me llevan al laboratorio secreto donde investigan y prueban recetas y todo lo nuevo que tendrá la próxima carta. La idea es innovar. Por suerte el chef, un simpático colombiano que lleva 8 años en el rubro, conoce bien la comida italiana, peruana y el comfort food gringo, y siempre tiene ganas de inventar algo nuevo o recrear cosas que han visto afuera. Y eso necesitamos en Chile, salir más al mundo con lo ojos abiertos y no mirándonos el ombligo. Bacán.

Izq: los orgullosos hermanos. Der: el chef! Abajo: interior del local.

Pucha, escribo esto y quiero volver. Pero no tipo ‘ya, se va a la lista de lugares pa ir’, si no que quiero volver mañana mismo. El pronóstico dice 100% probabilidades de que vaya a almorzar lueguito, por no decir hoy. Por suerte (o desgracia de mi báscula) trabajo cerquita, jeje. Quiero otro mechazo. Y probar el cubano (porque sandwich top gringo y hay que probarlo antes de que todos los locales lo tengan, como pasó con la limonada)
Es rico este local, ná que hacer. Oiga, cuando una gordita como yo le dice que un local es rico, usted puede depositar esa opinión en el banco, así de seguro es el dato.

cobayita

Yo en camino al CoffeeCreps, descripción gráfica

Les dejo su website para que puedan consultar el menú.

Dónde: CoffeeCreps, Ramon Carnicer 73, Providencia
Precio: Unos $12.000-$15.000 por dos personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s