Frutillar II: Desayunito y Casa Rosalba

DSCF2593 ¿Cómo están, pastelitos míos? ¿Cómo van sus vidas? ¿Mueren de calor o son verano-lovers? ¿Ya vieron Punisher en Netflix? Véanla y después véanla de nuevo. Me cuentan.
En esta segunda parte (vean la primera acuyá) vamos a hablar de todo lo que es el chillax (chilling + relax) en Frutillar, desde el desayuno, al almuerzo. Escribo esta nota con Frutillar en mi cucharón, porque pucha que se descansó rico (y se comió ídem). Techomuchodemeno, Frutillar. Sabelo.

Desayuno semi-continental

¿Podemos hablar del Hotel Frutillar y su desayuno? Ustedes saben lo que es un desayuno continental: tradicionalmente le lleva el sobre de té o Nescafé, jugo de caja (si es que hay jugo), queso plástico, media tajada de jamón exangüe, pan de bolsa y un potecito de miserable mantequilla congelada.

En el hotel no era tan dis-similar, pero son los detallitos los que hacen la diferencia: tecito e infusiones, leche, sobrecitos de café Lavazza (pero ofrecían además expresso de máquina), jugo de pulpa, queso, jamón ahumado, jalea de mora (no mermelada: jalea. Como la de membrillo que hacía mi abuela. Full nostalgia), pancito caliente, mantequilla, huevitos revueltos hechos en el momento y por supuesto, el infaltable kuchen.

Me pirateo mi propio Insta para mostrarles esta foto, porque les juro que tomar este desayuno en ese ambiente, era como vivir dentro de una foto de Instagram. No filter needed.

Captura de pantalla 2017-11-29 a la(s) 17.44.25

Relax

Bajamos un rato a la orilla del lago, y ahí me llegó el full impacto de mis vacaciones. Tuve como una epifanía de relajo. El volcán parecía flotar sobre el lago, y yo me senté sobre la arena verde marengo, me saqué las tillas y mojé mis pies en las frías aguas de esta taza de leche. Respiré hondo. Admiré la belleza, miré a los perros jugar en el agua, no quise irme de ahí. Pero ya era hora del almuerzo.
DSCF2599

Casa Rosalba

Retirado de la parte más turística y enclavado en un pequeño cerro, queda este rincón que parece sacado de Barrio Italia, pero con gusto a sur.

DSCF2604

Se nota nuevo (de hecho, está desde el 2015) De estilo y música eclécticos; la cocina es a la vista, lo cual es encantador. El servicio es bueno, según notamos de inmediato. Preocupado y amable.

DSCF2606

Hay un menú de $5.900 con plato de fondo, expresso y postre. Pedimos el del día (hamburguesa queso al plato), y aparte ordenamos una mechada italiana en ciabatta. De bebestibles, limonada y jugo de manzana verde.

Admito que no quedamos de los contentos con las bebidas. El de manzana traía endulzante, y al Nenuco le pareció muy “dulce”; prefirió mi limonada, la cual no me mató. Estoy acostumbrada al endulzante, así que hicimos cambiaditas.

DSCF2610

Los platos tardaron un poco, pero la presentación y tamaños son buenos. La hamburguesa es gruesa, casera, como la que hacía mi mamá. Casi como una fricandela. Bien decente.

DSCF2614

Buena mechada, rico el sabor del juguito de la carne. Un acierto pedirla italiana, con un montonazo de palta.

DSCF2613

La comida no mató al Nenuco, en general. Pero yo quedé bien satisfecha. Tómenlo como lo que es. Es una buena opción para la gente de la zona. Llevar un pedazo del Santiago gentrificado a Frutillar, pero algo de magia del sur tiene, lo cual lo hace una parada obligatoria en el sector. Algo diferente.

DSCF2616

Aparece el espresso. Buen café, destilado y a la vena. Onda fuerte.
Llega también el postre: kuchen de frambuesa con pastelera. Rico, con el ácido de la frambuesa conjugando con el dulzor de una tremenda capa de pastelera. El crust es como de galleta más que de queque, lo cual me agradó mucho. Amo también el quemadito en la pastelera, se arma como una costrita que me mata. Un inesperado final. ¿Será que el fuerte es la cafetería?
Sin preguntar nos trajeron 2 cubiertos para compartir el kuchen. Demasiado buena y amorosa atención. Eso sí que no es Santiago-style…

Bonus

Vendían también unos botones artesanales forrados en género de Bottom Art. Me llevé dos de Peter Rabbit ($5.000) para enchular mi chaqueta floreada. Cachilupi.

Dónde: Casa Rosalba, Caupolicán 28, Frutillar
Precio: unos $20.000 por dos personas (puede ser menos, si se pide solo menú del día)

3 comentarios en “Frutillar II: Desayunito y Casa Rosalba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s