Frutillar VI: Teatro del Lago y bondad del sur en Café Cappuccini

En este glorioso penúltimo día del viajecito a Frutillar, tomamos el tour del teatro más bacán que tenemos en el terruño: resultado de un proyecto bicentenario -que sí se completó-, el Teatro del Lago fue inaugurado el 2010, y es el más austral del mundo. Cuenta con espacios de ensayo, educación, presentaciones, hasta se pueden hacer bodas (les dejo la inquietud, por si estaban pensando en una locación chori para el Gran Día)

Llegamos poco antes del mediodía (los tours son a las 12:00) y al poco rato ya somos un buen grupo. En el hall de entrada, decenas de luces en el techo.

DSCF2790

Y nica fui la única que pensó Harry Potter. Mi instinto ñoño me lo dice:

Floating-Candles

Dos días después, recién, habría un concierto de música de compositores rusos, pero al día siguiente volvíamos a Puerto Montt, snif snif. Pero!!!…Tuvimos la suerte del viajero, y justo pillamos a un grupo de profesores que se presentarían en esa ocasión, y que ensayaban la escena de la fiesta del ballet Romeo y Julieta de Prokofiev. Y justo es de mis piezas favoritas, absolutamente cada pelillo de mi brazo se puso de punta. Les dejo el video para que se sobrecojan. Si asoma una lagrimita, déjela salir. Habla muy bien de usted.

Llegamos a la Sala Tronador, orgullo máximo del teatro. La estructura es de maderas traídas de Alemania con una curvatura especial para el sonido, y no tiene reverberancia alguna. Posee la mejor acústica de Latinoamérica. Artistas en todo el mundo buscan presentarse aquí. La sala es tan apabullante, que todas mis fotos salieron como el biribiri. Les dejo una menos biribiri:

DSCF2804

La escalera de caracol de la torre, que desde el interior se ve así (todos tomamos la misma foto…)
DSCF2820

Café Cappuccini

Justo terminando el tour, quedamos en la puerta del hermosito café Cappuccini (amo los juegos de palabras), así que decidimos almorzar acá. Además que afuera llovía con ganas, y a esta edad una se pone más propensa a la cistitis (la única ‘magia del sur’ que no me terminó de gustar…)

DSCF2845

La cosa es que entramos. Lindo ambiente, al ladito del lago, con la misma madera expuesta curvilínea del resto del teatro.

Acaso mejor ocasión para una Kunstmann Torobayo ($2.800) y una buena limonada menta ($2.800), que me recordó a algún local santiaguino, pero menos juerte.

Comenzamos el almuerzo con un picoteo. Pedimos una tabla de quesos y embutidos. Por $7.500, esperábamos una selección más bien esmirriada full Santiago-style, pero no. Llegó esto:

DSCF2835

Aló, Houston. ¿Alguien esperaba mansa tabla por ese precio? Encima es completamente sureña y germana: deliciosa cecina calientita, salame artesanal (con excelente proporción de carne/grasa); maravilloso queso al merkén ahumado de la zona. De verdad les digo, chicos, no han vivido hasta que prueben da rial merkén del sur. Otros quesitos ricos y pan. Con la proteína casi quedamos medio llenitos, incluso. Es bien abundante. Con una cerveza, imperdible aperitivo o para sentarse a conversar, mientras afuera llueve como loco, pero no nos importa, porque QUESO Y EMBUTIDOS.

El Nenuco pidió un tártaro de atún ($7.800). Como ya comenté en otra nota, lo excesivamente bacán de la Patagonia es la absurda abundancia de salmón y atún frescos. Hay que full aprovechar. El tártaro estaba bien preparado; buena idea que aparte de las alcaparras y cebolla, venga un poco de palta con cilantro. Rico, recomendable, aunque levemente alimonado.

DSCF2842

Yo pedí un sándwich La Bohéme ($7.500) -debo mencionar que los sándwiches y ensaladas tienen nombres de obras, y me encanta. Consiste en pollo a las hierbas, cebolla caramelizada, tomate, queso y champiñones, servido en una ciabatta.
La cebolla es TODO. Es super dulce, más que caramelizada, es como mermelada y funciona muy bien con el jugoso pollo; un poco como el cerdo o pavo con manzanas. Un toquecito alemán por ahí.

DSCF2838

Si bien me parece en general un poquito caro (salvo la tabla), la comida y el ambiente son buenos, y la vista lo vale. Si toman el tour que comienza a las 12 del día, ideal almorzar acá al término y completar la experiencia.

[Ojo, también hay menú diario con bebida, entrada, fondo y kuchen (obvio) por $8.000. Not bad.]

Dónde: Café Cappuccini, Teatro del Lago, Frutillar
Precio: todo lo mencionado $28.400

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s