Croq Délice: crêpes incroyables

Hace un ratito queríamos conocer Croq Délice, esta cafetería-bistro  (en el sentido original de la palabra, un lugar donde comer rápido) con chef francés, cuya especialidad son las crêpes.
Amo que estén apareciendo más crêperies, para hacerle la batalla a las alternativas flojitas de ciertos malls (me gusta imaginar que en este mismo momento, me iban a enviar un mail de uno de esos locales para hacerles una reseña, leyeron este párrafo y cancelaron el mail. Ellos se lo pierden, tengo buenos memes)
Lo bacán de las crêpes (panqueques delgados, porsiaca) es que siendo neutrales como Suiza, se les puede rellenar con absolutamente lo que uno quiera, dulce o salado.

Y a propo:

Marvel-Civil-War

Obvio que al Capitán le gustan las crêpes dulces, siento que no tengo que explicar esto.

Y les adelanto que asimismo el local tiene crêpes más ricas que el Capitán América con barba. No solo eso, además se han especializado en un sándwich llamado croq (de crocante) con muchas más variedades que el clásico croq madame, incluido también en el menú. Nos han convencido, nos quedamos a almorzar.

Como hacía de los calores, partimos la aventura con tecito verde con menta y jengibre. Es un tesorito oculto, mentoso, refrescante. Pídalo.

DSCF4053

Miramos la pizarra menú para ir viendo con qué tentarnos y nos percatamos que todas las crêpes saladas y croqs cuestan $3.700, lo cual me parece genial, porque más cómodo y fácil, dónde. Las crêpes dulces, por su lado, salen todas $2.600.
Pedimos una crêpe de salmón, lejos la más popular (seguida del ratatouille) y fui a cachurear para ver cómo la preparaban. Les dejo la secuencia, aunque subí videítos a stories del Insta; si se las perdió, síganme en Insta y así está al tanto de nuestros chancheos.

Proceso:

Ta-da! Hermosa, maravillosa, rellenita de salmón ahumado, quesito crema con ciboulette, zanahoria rallada, gruyére, tomate cherry y rúcula.DSCF4074

Apuesto que usted como yo ve esta belleza rebosante en el plato y está a punto de pedir cubiertos. Error! Se comen con las manos, como las famosas crêpes de Harajuku, armadas de tal forma que justamente pueden comerse en la calle. No le tenga miedito, solo tómela por abajo con ambas manos. Viene con conito sellado para que no chorree, como cuando uno era chico y compraba un helado en el centro donde inevitablemente el cono siempre tenía un agujerito y goteaba helado derretido sobre la jardinera de Minnie Mouse. Recuerdos.

DSCF4069

Como nos muestra el simpático modelo.

La crêpe es blanda como una nube; se produce un agradable contraste entre el amargor de la rúcula y la leve ‘dulzura’ del queso crema. El salmón es abundante y fresquito, y efectivamente ha sido fácil de comer. Un buen deleite al paso, y lo recomiento, una, dos, tres veces incluso.

Para beber probamos la cafetería; el Nenuco pidió un cappuccino, el cual estaba agradable, cremosito, suave, y muchas cosas buenas más. Ni necesitó azúcar, porque el café estaba bien extraído (tip que les he comentado antes, como mil veces)

DSCF4090

Yo pedí un chocolate caliente, porque me prometieron que era espeso. Hagamos un hincapié: he tenido pésima experiencia con el chocolate espeso, casi nunca lo he pillado como debería ser. Una vez me trajeron uno 150% líquido (mencionaría qué local es, para que ustedes lo destruyan por mí estilo Cártago, pero pa qué po)
Bueno, acá puedo decir una cosa: PÍDALO, por el amor de su madre, su padre, su pez dorado. Es espeso, bitter, cremoso hasta decir basta. Es perfecto y lo tengo en un rincón de mi corazón dulcero y chocolatoso.

DSCF4092

Pregunto cuál es el sandwich más popular, y me cuentan que el el Croq Burger. A ver, a ver, ¿una hamburguesa diferente en Santiago que no he probado? Obvio que la pedí, para qué voy a negar mi naturaleza de comida épica: carne de res, mostaza antigua, cebolla, tomate, crema al vino blanco y gouda, con una cubierta de queso y tocino ahumado sobre tremenda tajada de pan artesanal, cuya receta es exclusiva del chef.

DSCF4055

Cuando digo tremenda, quiero decir tremenda.

En la misma línea, pedimos un croq madame, porque simplemente es un clásico no fácil de encontrar por acá y había que probarlo. Le lleva jamón acaramelado, salsa bechamel, gruyere, huevo frito, y la costra de gouda y tocino ahumado.

También me paro del asiento para importunar a medio mundo y ver cómo preparan estas maravillas. Uf, estoy mal, chicos. Me tuve que retirar de la cocina, al no poder recoger de forma efectiva mi baba.

DSCF4082

El Croq Burger no es cualquier Burger: se siente la crema al vino, que le da el toquecito gourmet, el pan es blando y rico, y la costra es como una decadente pizza sobre un sándwich. Increíble, agradable. Tiene varias dimensiones, que se van descubriendo de a poco, y fue el favorito del Nenuco.

Por otro lado, el croq madame ataca con una letal combinación de rica bechamel y jamón, y junto al huevo es como un desayuno de campeones todo, pero dentro de un pan.

DSCF4100

Lo recomiendo sobre todo para un reponedor brunch. Y con la yema blandita reventándose…mucho. Hay que probarlo.

DSCF4104

Dat yema.

Y fue mi platillo favorito….hasta que llegamos a los postres. O sea, afrontémoslo, nací para entregarme en cuerpo y alma al dios del azúcar (apuesto que existe uno en algún panteón olvidado), y no queriendo ofender a dicho dios, pedí una crêpe de manzana, canela y toffee. Sepan que el toffee o caramel funciona muy bien con la manzana. Es más, la manzana cubierta de toffee es la versión gringa de nuestra criolla manzana confitada. Ese fue el minuto cultural, a ver si me dan un fondo de cultura, vendiendo la pomada de que mi blog es educativo.

DSCF4117

Esta combinación es poco común, así que urjo a probarla. La manzana es cocida, como una compota bien dulce. Y es tan rica como se ve. Nada que decir, ideal para cerrar.

Ojo, acá se hace todo de cero, hasta la Nutella, que es mucho más deliciosa que la de tarro y trae trocitos de avellana. No es fácil encontrar un local con este tipo de ética, así que no sea leso y vaya.

DSCF4118

Lista para el close-up, señor DeMille.

Hay también promociones: salada (crêpe o croq) + café, té o bebida por $4.500, y dulce (crêpe) + bebestible por $3.500. Nada mal. Como para ir volviendo luego, yo creo. Principalmente porque necesito más crêpes en mi vida. Hacen también helado de yoghurt, así que tengo más de una razón para volver.

[[Saluden al chef si lo ven, porque es más simpático que la cresta, y le gustó mi cartera de Sailor Moon. Ese es el símbolo internacional de buena gente]]

DSCF4126

Dónde: Croq Délice, Merced 537, Santiago
Precio: Unos $10.000 para dos personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s