Varsovienne y los clásicos de Santiago

Atención: la siguiente nota la preparamos con amor, curiosidad, y sobre todo, azúcar.

DSCF6240

Como vimos en la nota anterior, hoy Varsovienne se ha puesto al día con el amor que  tiene el chileno al chocolate, especializando y afinando desde los productos hasta la imagen de marca, para estar super a la altura del mercado actual. ¿Pero alguien por ahí se preguntó por aquellas cositas ricas que hacían cuando éramos más chicos? O más atrás incluso, cuando nuestros padres y abuelos compraban golosinas típicas que quedaron para siempre en nuestras memorias…

Sepan que todas esas exquisiteces de anteayer aún existen, y aunque la presentación sea diferente, se hacen con la misma calidad de siempre, artesanalmente y con días de intensa labor para mantener el nivel que conocimos antes.

Los invitamos a volver a conocer estos clásicos de Varsovienne, enmarcados en lugares igualmente históricos de Santiago. Esperamos les guste nuestra pequeña sesión fotográfica, y de paso se reencuentren con el pasado a través de tanta deliciosidad.

Calugas surtidas

DSCF6216

El día simplemente estaba ideal para visitar el cerro Santa Lucía y acompañar con calugas frutales y de leche.
Esta caja es tremendamente surtida, y trae calugas preparadas con las recetas originales inalteradas, e ingredientes naturales que complementan aroma con textura y calidad.

DSCF6203

Amo que vienen en clásicos envoltorios de papel, esta vez con colores que identifican cada variedad (así aseguro comerme todas las de leche y las de caramelo antes que el Nenuco, jiji)

Marrón Glacé

DSCF6336

Más de 60 años tiene este producto que se elabora a través de delicado proceso en que se eligen solo unas pocas castañas para ser glaseadas. La presentación me recordó a los dorados detalles arquitectónicos de nuestros viejos palacios, así que lo hicimos parte de la obra.

DSCF6343

Se elige la mejor materia prima, se determina el punto perfecto de cocción, y hasta el proceso de pelado de las castañas para lograr la forma es tomado con suma delicadeza.

Gomitas

DSCF6325

Pocas cosas me ponen más contenta que una bolsita de gomitas, para mí son full infancia. Suaves, de consistencia blandita, cubiertas de azúcar, son arte puro para este corazón de niña. Por eso prefirieron tomarse una foto junto a un chiquillo en el Museo Bellas Artes. Las gomitas son para los niños (y los que tienen alma de uno).

Naranjitas

Las naranjitas bañadas en chocolate son un clásico de los clásicos. Hoy la presentación difiere (mi preferida es la cajita de 230, la hallo preciosa), pero muchos van hoy a la tienda a exigir que estos bocados de antaño vengan en un cucuruchito de papel, porque así fue siempre -por cierto, en la tienda le harán el favor, si así lo prefiere; hay costumbres tan arraigadas, que no se quitan-
Por lo mismo, por tradición, las llevé a la clásica tienda de Agustinas.

DSCF6260

DSCF6316

Han existido desde hace más de 60 años, y son exquisitos trozos de naranja bañadas en almíbar, y a su vez cubiertas por chocolate semiamargo 50% cacao.

DSCF6282

DSCF6305

¿Mi opinión?

El surtido de calugas es de mis favoritos, ya que no solo trae las exquisiteces más grandes del mundo -la caluga de leche y la de caramelo nuez- además trae trocitos de turrón crocante. Incluso vienen bocados de fruta, como el dulce de ciruela. Me acordé de mi abuelita, pese a que no soy fan de la ciruela ni los bocados de fruta. Pero sí amé las demás, obvio!

Pero lo que más me gustó, era una caluga especial, grandecita, de blandito manjar con nuez, cubierta de crocante almíbar. Literalmente, un manjar.

DSCF6368

El marrón glacé es bastante rico, las castañas son bien perfectas, blanditas, super dulces, y viene un buen montoncito, comparado con otras presentaciones. Difícil de arruinar, en verdad.

Las naranjitas tradicionalmente nunca han sido santo de mi devoción, porque no soy la fan número 1 de la fruta en general, y menos de los trocitos de naranja. Especialmente porque a lo largo de mi vida, las que encontraba en confiterías equis siempre han sido lánguidos trozos de cáscara latiguda, apenas semi-tapada por chocolate demasiado delgado, y ni el sabor amargo ni lo que entraba por la vista me convencía. Debo admitir que si bien no es mi producto favorito aún, me comí como la mitad de las naranjitas de Varsovienne, porque el chocolate es semi-bitter, rico y la capa es bastante más gruesa, además de que se logra un mejor equilibrio agridulce al interior. El Nenuco las ama y me robó el resto.

DSCF6410

Respecto a las gomitas, en vez de hablarles de cosas técnicas –más que son blanditas, de frutas como piña, frutilla, manzana, naranja y con ene azúcar!!-, solo quiero contarles que cuando yo era chica y tenía que estudiar para las pruebas de fin de trimestre (sí, fui a colegio trimestral, raro, filo) mi mamá cada día me daba algunas gomitas azucaradas, para ‘ayudarme con el estudio’, así que tomé esta bolsita, las probé y yo básicamente:

Captura de pantalla 2018-11-12 a las 4.14.48 p.m.

Si quieren viajar al pasado, estas gomitas son el boleto en primera clase.

DSCF6399

Los invito a buscar la tienda Varsovienne más cercana (o comprar online) y si pueden, visiten la tienda clásica frente al Teatro Municipal, para un completo viaje al pasado.

DSCF6292

Dónde: Varsovienne, Agustinas 735, presencia en malls, shoppings y más. Para más info, visiten la web, donde además pueden comprar online.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s