Valdivia I: La Cava del Búho

DSCF6588Esta mini-guía gastronómica de Valdivia va a ser para los que -como nosotros- andan a pie y por pocos días, con lucas en cantidades normales, y no muchas ganas de explorar tipo turista Lonely Planet con mal de Stendahl.
Hay gente que en verdad pesca el auto y se va a meter a cuanto recoveco haya. O arrienda uno in situ y se pega el pique a la Kunstmann para probar 16 tipos de cerveza. Nosotros no hicimos nada de eso, ni siquiera manejamos. El Nenuco sí tiene carnet de conducir; nadie sabe aún de dónde lo sacó.

En nuestra primera noche en Valdivia (no pienso hablar del almuerzo, como era tarde, fuimos onda al peor Subway del planeta, donde van a morir los sueños de juventud) partimos a un local cercano al hotel, y que de todos modos solo atiende por la noche, desde las 19:00. Se trata de La Cava del Búho, un lugar del cual venía escuchando desde que empezamos a planear el viaje, y que se veía muy prometedor en plan más bien gourmet.

Comenzó a llover, así que apuramos el tranco y llegamos a un maravilloso reducto de maderas expuestas del bosque. Amigos, este lugar parece la casa de Bilbo Baggins en el Señor de los Anillos. Con maderos toscos, troncos a la vista, mil efigies de búhos, además de toneles, ollitas de greda, chimeneas. Una maravilla cálida y acogedora en este periplo lluvioso.

DSCF6595

No nos recibió Gandalf, pero sí tuvimos una atención excelente: el garzón se sabe la carta al revés, al derecho y de cabeza. Solo escucharlo recitar en orden todos los acompañamientos tan rápido como el gallo de los Micromachines en un capítulo de Gilmore Girls, es un raro deleite.

Partimos por unas empanaditas de chupe de Jaiba ($5400), acompañadas de una fuertísima salsa de ají. Y a nosotros nos gusta el ají y lo hallamos fuertecito, así que ojo con eso. Aunque son de cóctel, vienen 12 y se hacen ene. Traiga hambre si las va a pedir. Estaban harto buenas, por cierto.

DSCF6612

Seguimos con un filete marino ($9900), exquisitos medallones de carne rellenos de camarones, con salsa de calamares. Buena presentación, además.

DSCF6623

También pedimos una extraña creación del local: filete al chocolate bitter ($9900) Traía además murta, trozos de membrillo, maní, almendras laminadas, y es una experiencia religiosa. El filete viene vetado en chocolate y adquiere todo el sabor del chocolate amargo. Como si fuera poco, trae un borde de tocino y el toque cerdáceo le da una dimensión ahumada a lo dulce.

DSCF6627

La carta no lo aclara, pero todos los fondos vienen con un acompañamiento a elección. Escogimos papas bravas reales, con una salsa ultra picante calientitas en librillo y bien abundantes, ni pude terminar la porción.

DSCF6625

Acompañamos todo con un Luna de menta ($4200) con cachaça, menta y crema; dulce, engañador, bien cabezón. Me recordó a un grasshopper, pero más fuerte. Y un enorme jugo natural de frutilla ($2900) Tan rico, que lo repetimos.

DSCF6613

Para terminar, compartimos una copa de sorbete de arándano, con arándanos congelados y topping de crema, que abajo traía una salsa de licor de cassis bien notoria. Exquisito; y es terapéutico mascar los arándanos.

DSCF6630

Con énfasis en lo cárnico, es fácil quedar lleno, amén que las porciones son más que razonables.
El único problema es que el local se repleta más que la cresta, y había un solo superman atendiendo. Venga temprano y asegure mesa y atención, pero no hay que perdérselo.

Dónde: La Cava del Búho, Walter Schmidt 660, Valdivia
Precio: Unos $35.000-$40.000 por dos personas, si se viene a cenar. También hay opciones de cerveza y picoteos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s