DeCalle: el “fake asian” se toma La Reina

En plena Plaza Egaña, cerquita de la casa del Nenuco -de su ex-casa, porque ahora vive conmigo y me lava los platos yaaaaaassssss- se instaló hace un tiempito la nueva apuesta de Benjamín Nast, el chef tras el restaurant De Patio. Se trata de DeCalle, un local de comida asiática callejera.

El local es pequeño, con barra y algunas mesas. Por lo mismo y por su propuesta más bien novedosa, se llena más que la cresta y recomiendo ir tempranito. Cuando nosotros llegamos al chiringuito decorado con posters de animé y cultura pop, el local estaba comenzando a llenarse, y cuando salimos, ya no cabía una aguja.

Un letrero de neon acusa el estilo de la cocina: fake asian. Onda estilo Asiático, pero no de origen. Me encantó la idea, pa qué mentir con la comida?

2019-10-05-13-35-03

Lo que nos sentamos el mesero se nos acerca a preguntar si hemos venido antes, y nos explica el sistema de local: es similar a los restaurantes de tapas, o sea que los platos son porciones más bien pequeñas, y que se van sirviendo a medida que van saliendo.

Mientras esperamos, nos sirven un plato con porciones de repollo con una sabrosa salsa con soya, vinagre de arroz, agua y semillas de sésamo. Al Nenuco le gustó harto el aperitivo, y se lo comió todo. A mí, puchi, no hay caso que me guste el repollo (tal vez lo aguanto un poco como coleslaw, pero sería), aunque sí amé la salsa.

2020-01-17-11-37-22-384

De fondo, El Bromas.

Hay vinos, bebidas y jugos, pero una de las particularidades del local es que tienen cervezas japonesas para servir, siguiendo con  la propuesta del lugar. El Nenuco, siguiendo mis consejos de wna picá a otaku que aprendió harta lesera sobre Japón y su cultura, pidió una Kirin Ichiban ($2.500), como el equivalente a la Cristal japonesa –solo que harto mejor-. Es bien refrescante.

Del menú

Ya que es similar a un bar de tapeo, fuimos pidiendo lo que nos tincó, y partimos con cuatro de las especialidades del local: Agedashi ($3.500), que es tofu frito en una salsa agridulce;  la Palta Frita con Mayo de Sriracha ($3.500); las Gyosas de Espinaca y Shitake ($3.500); y la Sopa de Wonton de Carne de Cerdo ($4.000).

2019-10-05-13-36-57

Palta Frita

La Palta Frita fue lo primero que llegó, y se posó sobre nuestra mesita con una muy linda presentación, toda cubierta de berros, los que tenían gotas de sriracha encima (acá aman esta salsa picante).
La palta frita en sí está cubierta por mayo. Debido a su blandura interna y crocancia externa (jaj, que me da risa la palabra crocancia), este plato se convirtió inmediatamente en uno de nuestros favoritos. Evidentemente debido a la sriracha, es algo picante, pero nada para morirse, así que no le pongan colors y prueben este absoluto recomendado.

Mientras tanto, el local seguía llenándose, y comenzaron a anotar con plumón en la vidriera la lista de espera. Me pareció buen método.

2019-10-05-13-37-55

Agedashi

Llegaron juntos el resto de los platos:

Agedashi: nos arriesgamos, porque a ninguno le gusta demasiado el tofu, pero siendo un ingrediente fundamental en la cocina de este tipo, y uno de los platos populares del local, decidimos pedirlo. La salsa agridulce es muy agradable, al punto que el mesero nos recomienda untar las gyosas en esa salsa, para así notar cómo cambia su sabor.  El tofu va acompañado con coliflor. Efectivamente, la forma en que está preparado lo hace bien agradable, y no me arrepiento de este amor.

Gyosas: llega una porción de 4 gyosas al vapor, que sabían bastante a espinaca y champiñón. El Nenuco no es muy fan de ninguno de los dos ingredientes, pero los encontró buenos, así que algo están haciendo bien. De verdad que quedan muy bien si se combinan con la salsa del agedashi. Si va a pedir uno, pida también el otro. Soy una mala influencia.

2019-10-05-13-37-18

Gyozas

Sopa de Wonton: lo primero, el wonton SÍ TIENE CARNE. Cada vez más el flagelo de los restaurantes que sirven el wonton sin carne, pero este traía, y harto. Este también fue uno de nuestros platos preferidos. En especial del Nenuco. A mí me gustó en particular el wonton en sí. La sopa tiene harto color, se sirve con diente de dragón, alga y repollo chino, y es un poco más picante que la palta frita. Lo pediría de nuevo.

2020-01-17-11-37-10-626

Wonton soup

Una vez que terminamos,quedamos con la pera, así que pedimos otro platito más. Esta vez, las Costillitas de Carne Cantonesas ($5.500), que son una porción de costillas de carne bien suave en una salsa agridulce de consistencia bastante pegote, con semillas de sésamo y cebollín. Harto ricas, qué más puedo decir. Blanditas, ni necesitai cuchillo.

2020-01-17-11-38-16-495

Costillita

Una sorpresa al final…

Para terminar, y porque no puedo despedirme de un local sin probar algunos de sus postres porque si no me pongo a llorar, pedimos los dos únicos que tienen: la Castella de Cacao ($2.500) y la Tapioca con plátano y mango ($2.500).

2020-01-17-11-38-27-153

Castella en ollita de bambú

La castella no es más un bizcocho típico japonés, que tiene una presentación muy simpática (se sirve en una olla de bambú, y parecen dos sándwiches con crema de chocolate al centro), que está bien…

2020-01-17-11-38-00-909

2020-01-17-11-38-37-458

…Pero la Tapioca, oh my god! Lejos el mejor plato del local. Es tapioca con -asumo- leche, raspadura de cáscara de limón, canela, y un fondito de plátano y mango. Ya la tapioca está muy bien preparada y junto con el limón y la canela le dan un reguste extra, como si se comieran el arroz con leche más rico de sus vidas, pero si se le suman las frutas, genera una combinación deliciosa. Blandito, tibiecito, exquisito, necesito volver solo para pedir una andanada de tapiocas que llenen mi estómago y mis sueños.

Recomendadísimo.

El local tiene opciones tanto vegetarianas como veganas, e indican cuándo un plato es picante. Además existen un par de hamburguesas que se veían interesantes y que quedamos al debe. Atención rápida, pero se llena, y cuando se llena, se pone un poco más lento. Los meseros están siempre pendientes y se preocupan de explicarte el sistema y recomendar las especialidades y cómo comerlas para más placer.
Platos muy bien preparados. No se puede comer con 5 lucas como dicen otras notas, porque las porciones son pequeñas, pero se puede quedar bien satisfecho con las especialidades del local. Volveríamos sin duda, pero es necesario aclarar si bien el precio es adecuado para lo que preparan, porque picada no es.

Dónde: DeCalle, Plaza Egaña 24, entre Ñuñoa y La Reina
Precio: $30.000 por todo lo descrito, pero salimos llenos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s